Steve Jobs

¿Quién es Steve Jobs?

Steven Paul Jobs (1955 – 2011) fue un magnate empresarial, inventor, magnate de los medios e inversor estadounidense. Fue cofundador, presidente y director ejecutivo de Apple; presidente y accionista mayoritario de Pixar; miembro de la junta directiva de The Walt Disney Company luego de la adquisición de Pixar; y el fundador, presidente y director ejecutivo de NeXT. Junto con su primer socio comercial y cofundador de Apple, Steve Wozniak, es ampliamente considerado como un pionero de la revolución de las computadoras personales de las décadas de 1970 y 1980.

Para algunas personas Steve Jobs era un genio, pero para otras era un idiota. Era un hippie antimaterialista, pero creó Apple, una de las empresas más grandes en la actualidad, con la que apenas se pueden comparar Google, Facebook, y Amazon que vende productos de consumo con gran diseño y experiencia de usuaria y que generan márgenes de beneficios increíbles.

Abandonó una universidad de artes liberales, pero luego ayudó a revolucionar la industria de los ordenadores, la industria de la música, la industria de la telefonía y la industria del cine. En este resumen de la biografía oficial de Steve Jobs, aprenderemos sobre su forma de trabajar, pensar y tomar decisiones. Una parte clave de su juventud fue un profundo interés en el budismo zen, el misticismo indio y el LSD.

Steve Jobs persiguió sus intereses en la tecnología y la espiritualidad con gran intensidad.

La mayoría de nosotros sentimos curiosidad por Steve Jobs porque queremos saber: ¿Cómo pudo tener tanto impacto en el mundo? Escondido dentro de esa pregunta hay un deseo de aprender de él para que podamos tener un mayor impacto nosotros mismos. Quizá lo más separó a Steve Jobs de otros jóvenes, o lo que más destaca en la biografía, es que persiguió sus intereses con gran intensidad y disciplina.

Uno de los ejemplos más claros es su interés por la electrónica, algo que comparte con el cofundador de Sony. Cuando era niño, tuvo la suerte de ser adoptado por padres que vivían en Silicon Valley de California, un lugar que era, y sigue siendo, el centro de la innovación informática.

Vivir en esta área le facilitó a Steve Jobs conocer personas de ideas afines. Conoció a muchos vecinos que eran ingenieros, se unió a un club para jóvenes de la empresa HP y encontró un trabajo de verano en una tienda de repuestos electrónicos.

Y fue a través de un amigo en común que conoció a Steve Wozniak, un chico un poco mayor con un gran interés en diseñar productos electrónicos. En 1971, Jobs y Wozniak vieron un artículo de revista que explicaba cómo los piratas informáticos estaban construyendo «cajas azules» que permitían a las personas hacer llamadas telefónicas de larga distancia de forma gratuita. Los dos se emocionaron con esto y Wozniak fue a la biblioteca de una universidad y descubrió cómo diseñar su propia Caja Azul. Después Jobs lo empaquetó y vendió más de 100 cajas a estudiantes en dormitorios universitarios.

Este patrón continuaría durante años, después de que se convirtieran en cofundadores de Apple: Wozniak era el ingeniero, Jobs era el hombre de negocios.

Su otro interés era el movimiento hippie. Se graduó de la escuela secundaria y fue a una universidad de artes liberales en el norte de Oregón. Allí, se interesó por la espiritualidad oriental, especialmente el budismo zen, que probablemente inspiraría su futuro amor por el diseño simple.

Jobs se hizo amigo de otros niños hippies como Daniel Kottke, cantó en el templo local de Hare Krishna y trabajó en una granja de manzanas orgánicas. Probó el psicodélica LSD, evento que considera como uno de los 3 principales eventos importantes de su vida. Algunos libros que lo influenciaron durante esta época incluyen:

  • Be Here Now de Ram Dass – Jobs dijo que era «profundo» y transformador. Tanto, que lo leyó anualmente durante el resto de su vida.
  • Diet for a Small Planet de Lappé: hizo que se interesara por las dietas veganas inusuales, el ayuno, etc.

Sintió que estaba desperdiciando todo el dinero de sus padres, pero se quedó en la universidad un año más, antes de dejarla. Jobs dijo:

Fue aterrador en ese momento, pero mirando hacia atrás fue una de las decisiones que tomé. En el momento en que me retiraba, podía dejar de tomar las clases obligatorias que no me interesaban y empezar a asistir a las que parecían interesantes.

Jobs estaba siguiendo sus intereses y curiosidad, explorando hasta los límites, para ver qué podía descubrir. Por ejemplo, ¿cuántas personas habrían leído ese artículo de revista sobre las cajas azules y se habrían olvidado al día siguiente? ¿Quizás eso es lo que la gente exitosa quiere decir con “Sigue tu pasión”? Tal vez no se trate de sentimientos, sino de hacer.

Hoy en día, mucha gente diría que Elon Musk es similar a Steve Jobs. Está cambiando industrias enteras con sus coches eléctricos y cohetes espaciales económicos. Tal vez su similitud comience con tener un mayor interés en temas más prácticos, y en que ha creado el hábito de hacer. En la biografía popular de Elon Musk, su antiguo compañero de universidad, Navaid Farooq, dijo: “Cuando Elon se mete en algo, desarrolla un nivel de interés diferente al de otras personas. Eso es lo que diferencia a Elon del resto de la humanidad «.

El joven Steve Jobs persiguió sus intereses con más atención que las personas. Amaba la electrónica, conoció a geeks de ideas afines como Steve Wozniak. Juntos, vendieron un dispositivo Blue Box que permitía llamadas telefónicas gratuitas. Amaba la espiritualidad, se sumergió en el Zen, la meditación, las dietas veganas, el ayuno y los psicodélicos.

Jobs quería crear productos superiores y una empresa duradera.

Entonces, ¿cómo es que un hippie que abandonó la universidad se convirtió en una figura importante en la industria de la computación?

Tras dejar la universidad Jobs volvió a la casa de sus padres en California. Abrió el periódico, miró los anuncios clasificados y encontró trabajo en una pequeña empresa de videojuegos llamada Atari. Sin ninguna calificación o título real, el gerente contrató a Jobs como técnico porque parecía inteligente y entusiasmado con la tecnología. Pero pronto los otros empleados se quejaron de su actitud y su olor; por esta época no creía en ducharse con frecuencia o usar zapatos.

Casi al mismo tiempo, en 1975, se organizó un nuevo Homebrew Computer Club para aficionados a la tecnología. Jobs y Wozniak comenzaron a ir a las reuniones y sentían gran curiosidad por los primeros ordenadores personales, a pesar de que las primeras máquinas eran como una caja de madera con algunas luces e interruptores.

Esto llevó a la primera serie de ordenadores de Apple:

Apple I: su primer ordenador fue  sobre la placa de circuito, que Wozniak diseñó durante las tardes y los fines de semana porque durante el día trabajaba para HP. Eligieron “Apple” como nombre de la empresa porque sonaba amigable y fácil de recordar.

De este primer modelo, vendieron algunas placas de circuito a los miembros y amigos del Homebrew Club. Pero su gran avance fue cuando el dueño de una tienda de computación local compró 50 unidades por $ 500 cada una. Sin tener oficinas aun, y sin el capital para contratar a otros, Jobs tuvo que montar “una línea de montaje” en el garaje de la casa de sus padres.

Apple II: Después de la primera gran venta, encontraron un inversor llamado Mike Markkula para que les diera 250.000 dólares. Después contrataron a una docena de empleados y se mudaron a una pequeña oficina. El segundo diseño de su ordenador fue mucho más pulido por fuera, con una carcasa de plástico moldeado, un teclado integrado y componentes más potentes. El Apple II se lanzó en 1977 en una feria informática, donde consiguió 300 pedidos por adelantado. Más tarde, venderían más de 6 millones de unidades y jugaría un papel importante en la popularización de los ordenadores portátiles.

Apple III: se lanzó en 1980 y fue un completo fracaso, sorprendiendo a todos en Apple. Habían apuntado al mercado empresarial, pero su ordenador no alcanzaba los estandares de sus competidores  y era  caro en comparación con competidores como IBM. A pesar del fracaso, ese año Apple se convirtió en una empresa que cotiza en bolsa y Steve Jobs, que tenía 25 años, tenia un patrimonio de $ 256 millones.

Su primer inversor, Mike Markkula, es casi desconocido en comparación con Steve Jobs, pero Apple no existiría sin él. Era un ingeniero de Intel jubilado, poseía una tercera parte de Apple y más tarde sería el director ejecutivo y presidente de la empresa. Influyó profundamente en cómo veía el negocio Steve Jobs. Por ejemplo, Jobs dijo que Markkula le enseñó a no iniciar una empresa por dinero, sino a «hacer algo en lo que creemos y hacer una empresa que dure».

Jobs y Wozniak fueron a un Homebrew Computer Club, donde tuvieron la idea de vender sus propias placas de circuitos de ordenador con el nombre de Apple I. después encontraron un inversor Mike Markkula para financiar la creación de una ordenador más pulida llamada Apple II. Vendió más de 6 millones de unidades y ayudó a que las computadoras personales llegaran a los consumidores habituales. Intentaron hacer que cada nuevo producto fuera mejor que el anterior.

Descubre nuestros mejores artículos en tus redes favoritas

Domina lo mejor de lo que otras personas han descubierto

Únete a Nuestra Newsletter y descubre las mejores ideas, conceptos y prácticas de una amplia gama de disciplinas.

Descubre nuestros mejores artículos en tus redes favoritas

Domina lo mejor de lo que otras personas han descubierto

Únete a Nuestra Newsletter y descubre las mejores ideas, conceptos y prácticas de una amplia gama de disciplinas.

Lista de Sesgos Cognitivos

La Prueba Social (Social Proof) ¿Que es? ¿Cómo funciona? y ¿Cómo sacarle partido?

¿Que es una buena decisión?y ¿Por qué no somos tan racionales como nos gustaría pensar?

Modelos Mentales : El Modelo de la Oferta y la Demanda

El Bias de Anclaje, o Efecto Ancla ¿Que es? ¿Por qué importa? y ¿Cómo evitarlo?

Sesgo Retrospectivo, bias de confirmación a posteriori (Hindsight Bias)

El Efecto Dunning Kruger : Porque a Veces no nos Damos Cuenta de Nuestra Propia Incompetencia

El Experimento de la Cárcel de Stanford Dilemas Sociales, Cooperación y traición en el experimento de la Cárcel (The Prisoner Experiment)

El Bias del Efecto Espectador ¿Realidad o mentira?

¿Qué es la Necesidad de Cognición (Need for Cognition)?

Bias de la insensibilidad al tamaño de muestra

La Falacia o Sesgo de Conjunción

El Ego y el Proceso de Decisión

Heurística de disponibilidad

¿Qué son los Sistemas 1 y Sistema 2 de Daniel Kahneman y Amos tversky?

La falacia de la planificación

Immanuel Kant, Ética Kantiana, y el concepto de justicia

Sesgo de Intervención (Bias de Intervención)

Sesgo de Confirmación

El efecto exposición, o la clave de la economía de la atención

El efecto Von Restorff, o efecto de aislamiento

La Falacia del Jugador, falacia de Montecarlo, o falacia del apostador

Bias o sesgo cognitivo de las Manos Calientes

El Efecto Ikea ¿Qué es y cómo nos afecta?

¿Qué es La meta-cognición?

El efecto de la Pendiente resbaladiza

Ley de las consecuencias no deseadas

El sesgo Cognitivo o Bias del poder

¿Gresham y la falacia de frecuencias?

Pensamiento Contrafactual o Pensamiento Contrafáctico (Counterfactual Thinking)

Sesgo del Resultado o Outcome Bias

¿Qué es el problema de linda de daniel Kahneman y Amos Tversky?

Falacia de la Frecuencia Base o Sesgo de la Frecuencia Base

¿Qué es el Apilamiento Motivacional o Motivation Crowding?

¿Que es un bien de Giffen?

El dilema del tranvía

El Dilema del Innovador, o como institucionalizar la innovación

Immanuel Kant, Ética Kantiana, y el concepto de justicia

La estructura de las revoluciones científicas por Thomas Khun

Fatiga de decisión ¿Que es y cómo reducir su efecto? Según Daniel H. Pink

La Tragedia de los Comunes, o tragedia de los bienes comunales por Garrett Hardin

La prueba social y las sectas (la masacre de Jonestown en 1978)

Pensadores destacados

Charlie Munger

Ray Kurzweil

Dan Ariely

¿Quién es Marie Van Brittan Brown?

Herbert A. Simon

John Stuart Mill

Bertrand Russell: Cómo Evitar Tomar Malas Decisiones

Noam Chomsky

Ayn Rand

Michael Pollan

Bob Chapman

William H. McRaven

Malcolm Gladwell

Robert Cialdini

Garret Hardin

Richard Feynman