¿Por qué trabajamos tanto?

En el siglo XX, muchos expertos predijeron que para el año 2000, la humanidad estaría trabajando menos, no más. Con la llegada de la potencia informática y una comunicación más rápida, se suponía que trabajaríamos solo dos o tres días a la semana. La gran pregunta, pensaban los expertos, era qué haríamos con nuestra gran cantidad de tiempo libre cuando no tuviéramos que trabajar mucho. Pero probablemente solo necesitemos mirar nuestra propia vida hoy para ver cuan equivocadas fueron estas predicciones. 

Resulta que la tecnología y el avance nos ha dado más trabajo que hacer, no menos. Los teléfonos han agregado un promedio de once horas a la semana laboral típica de un profesional, lo que significa que muchos profesionales ahora pasan alrededor de 80 horas a la semana trabajando. E

Pero no podemos culpar únicamente a la tecnología por el exceso de trabajo. Hay otra razón, más sorprendente, por la que la empresa moderna nos tiene pegados a nuestros escritorios. El hecho es que el trabajo que la gente hace en estos días es adictivo.

Si somos un profesional exitoso,  es probable que nuestras tareas laborales diarias sean desafiantes, estimulantes y nos den una sensación de satisfacción. Una vez que alcanzamos cierto peldaño en la escala profesional, nos encogemos de hombros después de tareas administrativas más aburridas adjuntas a nuestro trabajo, y pasamos la mayor parte de nuestro tiempo resolviendo problemas. 

Cuando encontramos algo divertido, puede ser tentador dedicarle tiempo. Pero, ¿no debería nuestra vida personal ofrecer tanta diversión y estimulación?  Nuestra vida personal y nuestras relaciones son complicadas de una forma que no lo es nuestra vida laboral. Cuando estamos en la oficina, nuestro jefe ha definido tareas para que las completemos. Estas tareas tienen un final claro y, cuando terminamos, recibimos comentarios positivos y validación por un trabajo bien hecho. Pero en casa las cosas son un poco diferentes. 

Las tareas típicas del hogar como lavar la ropa, cocinar o acostar a nuestros hijos, por la noche no parecen estimulantes. También puede ser más difícil entender lo que se requiere de nosotros en nuestras relaciones personales que en las laborales, y es posible que no se recibamos comentarios positivos. Por eso, en lugar de salir a tiempo, a muchos profesionales les resulta más satisfactorio quedarse en sus escritorios. Y sus vidas personales y sus familias sufren como resultado.

Descubre nuestros mejores artículos en tus redes favoritas

Domina lo mejor de lo que otras personas han descubierto

Únete a Nuestra Newsletter y descubre las mejores ideas, conceptos y prácticas de una amplia gama de disciplinas.

Descubre nuestros mejores artículos en tus redes favoritas

Domina lo mejor de lo que otras personas han descubierto

Únete a Nuestra Newsletter y descubre las mejores ideas, conceptos y prácticas de una amplia gama de disciplinas.

Lista de Sesgos Cognitivos

La Prueba Social (Social Proof) ¿Que es? ¿Cómo funciona? y ¿Cómo sacarle partido?

¿Que es una buena decisión?y ¿Por qué no somos tan racionales como nos gustaría pensar?

Modelos Mentales : El Modelo de la Oferta y la Demanda

El Bias de Anclaje, o Efecto Ancla ¿Que es? ¿Por qué importa? y ¿Cómo evitarlo?

Sesgo Retrospectivo, bias de confirmación a posteriori (Hindsight Bias)

El Efecto Dunning Kruger : Porque a Veces no nos Damos Cuenta de Nuestra Propia Incompetencia

El Experimento de la Cárcel de Stanford Dilemas Sociales, Cooperación y traición en el experimento de la Cárcel (The Prisoner Experiment)

El Bias del Efecto Espectador ¿Realidad o mentira?

¿Qué es la Necesidad de Cognición (Need for Cognition)?

Bias de la insensibilidad al tamaño de muestra

La Falacia o Sesgo de Conjunción

El Ego y el Proceso de Decisión

Heurística de disponibilidad

¿Qué son los Sistemas 1 y Sistema 2 de Daniel Kahneman y Amos tversky?

La falacia de la planificación

Immanuel Kant, Ética Kantiana, y el concepto de justicia

Sesgo de Intervención (Bias de Intervención)

Sesgo de Confirmación

El efecto exposición, o la clave de la economía de la atención

El efecto Von Restorff, o efecto de aislamiento

La Falacia del Jugador, falacia de Montecarlo, o falacia del apostador

Bias o sesgo cognitivo de las Manos Calientes

El Efecto Ikea ¿Qué es y cómo nos afecta?

¿Qué es La meta-cognición?

El efecto de la Pendiente resbaladiza

Ley de las consecuencias no deseadas

El sesgo Cognitivo o Bias del poder

¿Gresham y la falacia de frecuencias?

Pensamiento Contrafactual o Pensamiento Contrafáctico (Counterfactual Thinking)

Sesgo del Resultado o Outcome Bias

¿Qué es el problema de linda de daniel Kahneman y Amos Tversky?

Falacia de la Frecuencia Base o Sesgo de la Frecuencia Base

¿Qué es el Apilamiento Motivacional o Motivation Crowding?

¿Que es un bien de Giffen?

El dilema del tranvía

El Dilema del Innovador, o como institucionalizar la innovación

Immanuel Kant, Ética Kantiana, y el concepto de justicia

La estructura de las revoluciones científicas por Thomas Khun

Fatiga de decisión ¿Que es y cómo reducir su efecto? Según Daniel H. Pink

La Tragedia de los Comunes, o tragedia de los bienes comunales por Garrett Hardin

La prueba social y las sectas (la masacre de Jonestown en 1978)

Pensadores destacados

Charlie Munger

Ray Kurzweil

Dan Ariely

¿Quién es Marie Van Brittan Brown?

Herbert A. Simon

John Stuart Mill

Bertrand Russell: Cómo Evitar Tomar Malas Decisiones

Noam Chomsky

Ayn Rand

Michael Pollan

Bob Chapman

William H. McRaven

Malcolm Gladwell

Robert Cialdini

Garret Hardin

Richard Feynman